viernes, 29 de abril de 2016

Final Fantasy X

Hace ya varios años (jo, cómo pasa el tiempo) hice la reseña de Dissidia, el juego de luchas de Final Fantasy para la PSP. Aunque no soy mucho de jugar a videojuegos, algo que ya he comentado antes por aquí, sí que soy fan de esta saga, al menos del VII en adelante, me quedan pendientes los anteriores. 

Aprovechando que me he pasado recientemente la versión HD de este juego (al que jugué en su versión para la PS2), me ha parecido oportuno salirme de la rutina de las entradas del blog y hacerle una reseña.

Argumento

Tidus es una estrella del Blitzball que juega en los Zanarkand Abes. Un día, durante un partido, un gigantesco ser llamado Sinh ataca la ciudad. Auron, un misterioso conocido de la familia de Tidus, parecía que le iba a ayudar a escapar, pero en cambio le introduce en el núcleo de la devastación. Tidus despierta en un lugar desconocido. Cansado y hambriento busca refugio dentro de unas ruinas, donde es atacado por una bestia salvaje. En mitad de la batalla, es auxiliado por una muchacha llamada Rikku. Ella lo lleva consigo y le explica que Zanarkand fue destruida 1000 años atrás y que todo lo que Tidus parece saber, creer o conocer carece de lógica. Le aconseja que no le cuente a nadie esa historia si no quiere que le tomen por un loco.

Por desgracia, Sinh vuelve a aparecer y Tidus cae por la borda del barco. Cuando despierta de nuevo, está cerca de una isla donde hay un grupo jugando al Blitzball. Aprovechando un balón perdido, les hace una demostración con la que quedan impresionados. El capitán del equipo, Wakka, le pide que les ayude, pues nunca han ganado un partido y se acerca una competición importante. Éste le va contando más cosas que Tidus desconoce de este mundo "por haber estado en contacto con la toxina de Sinh", que será la excusa que use en adelante para su ignorancia ante el mundo al que ha llegado.

Wakka le presentará a Yuna, una joven aprendiz de invocadora que está a punto de empezar su peregrinaje para derrotar a Sinh. 

Historia

Habiendo jugado al XII y al XIII, de momento el X se me queda como el último GRAN Final Fantasy. Los gráficos han ido mejorando pero las historias han perdido mucho interés y/o emoción. Y si juego a esta saga es por las historias en las que me sumerjo. Todos los apartados que comento después de éste me son secundarios si la trama no me convence.

La historia del X no es sólo la de los personajes que seguimos, sino la de todo un mundo sometido al terror de Sinh por un lado, y a la estricta religión que controla sus vidas por otro. Muy interesante resulta la crítica directa a los dogmas de fe seguidos ciegamente y a la corrupción de los poderosos. Por otro lado, no tardamos en conocer la destrucción de Sinh, no sólo por el vídeo de inicio en Zanarkand, sino cuando ya tenemos el grupo formado. Cómo sufre la gente común y corriente cada vez que aparece el monstruo es, sin duda, un momento impactante. Luego, más adelante, en la batalla de Djose asistimos a unas escenas desgarradoras. Ambos momentos son, a mi parecer, de las partes más maduras del juego, que le dan cierto tono oscuro y una gran carga dramática.

De los protagonista destaca cierto parecido en sus trayectorias vitales, pues ambos son huérfanos. Perdieron a sus madres muy pronto y viven a la sombra de dos padres famosos. El de Tidus, otro gran jugador de Blitzball que desapareció. El de Yuna, un alto invocador que consiguió derrotar a Sinh 10 años atrás y murió en el proceso. Y sí, que Sinh fuese derrotado antes pero aún exista es uno de los elementos claves de la trama.

He leído algunos debates sobre si realmente es la historia de uno o de la otra la que se cuenta. Tidus, durante el juego, menciona un par de veces "Ésta es mi historia", pero es imposible ignorar que, mientras él avanza por motivos algo egoístas (buscar la forma de volver a casa, ver si su padre, al desaparecer, también llegó ahí...), Yuna se mueve por el deseo de salvar el mundo entero de la devastación. Entre medias, la joven verá los principios a los que ha dedicado toda su vida tambalearse desde sus más profundos cimientos. Es un debate interesante, pero estéril a mi modo de ver. Ambos son coprotagonistas de una historia magníficamente desarrollada con grandes giros de guión.

A estas alturas, creo que no descubro nada, entre ambos acaba surgiendo el romance con uno de los vídeos más bonitos y románticos de toda la saga. Se puede criticar que se caiga en este tópico y seguro que hay motivos suficientes para ello... pero no puedo hacer una crítica en este sentido. Me parece una relación que va creciendo poco a poco, la mar de bonita y dulce. Si me preguntasen "¿Cuál es tu pareja favorita de todos los FF a los que has jugado?", ésta gana por goleada, y eso que la del IX me llegó a parecer insuperable.

Por lo demás, también me parece interesante detenerme en comentar que los secundarios del grupo también tienen sus historias. Especialmente emotiva es la de Wakka y Lulu. Quizás le habría venido bien unos minutos extras para cerrarla mejor en la recta final del juego. El resto también tienen su papel en la trama y sus pequeñas historias personales.

Del final, aunque a mucha gente le pareció perfecto, que lo es de manera objetiva, yo agradezco muy sinceramente que hiciesen el X-2. No sólo se agradece saber qué pasa con los protagonistas, sino también ver qué pasa en el mundo tras derrotar a Sinh. Ya he empezado a jugar su versión HD y en unos meses espero traeros también su reseña.

Duración

Dependiendo de si se quiere simplemente pasar el juego o si se pretende llegar al 100% (y conseguir el Platino de la versión HD), el tiempo que requiere varía enormemente. En el segundo caso, las 150 horas (creo que) no las quita nadie. Yo, en esta partida, le he dedicado algo más de 200 (reconozco que son más de las necesarias ya que me entretuve y la lié un poco en la parte del desarrollo de personajes) y lo he conseguido todo salvo las puñeteras carreras de chocobos. Hay dos en el juego, una que requiere superar primero unos entrenamientos (no son fáciles, pero si hasta yo los he pasado...) a la que sigue la carrera contra la entrenadora que depende en buena medida de la suerte. Es, con diferencia, el trofeo más difícil de todos porque requiere acabar con el tiempo en 0 segundos, lo que se consigue recogiendo globos que restan tres segundos. Problema: también hay gaviotas que se cruzan y cada una suma tres segundos más la ralentización al haberte parado. Por no hablar de la dificultad extra del control del bicho, que es HORRIBLE. La otra carrera también es difícil, pero creo que más asequible. Iré haciendo pruebas de ambas según tenga ratos aburridos. Algún día caerán.

Por lo demás, el juego tiene varias misiones secundarias que requieren dedicarle mucho tiempo ya que hay un elenco de jefes secundarios muy poderosos bastante amplio. Sin duda, es un juego que te garantiza horas y horas de entretenimiento, aunque tenga algunos momentos más tediosos a la hora de lograr ciertos objetivos.

Jugabilidad

A diferencia de otros FF, en éste no hay niveles que subir hasta el máximo de 99. El desarrollo de los personajes es a base de un gigantesco tablero con cientos de esferas de habilidades y puntos de fuerza, poder mágico, evasión y etc. Por si fuera poco, avanzando en la parte de misiones secundarias, surgirá la oportunidad de comprar esferas que permiten borrar las que aportan menos valor (+1, +2, +3) y sustituirlas por otras que den +4. Así se explica que sea un juego donde la duración pueda incrementarse tanto. De hecho, es el único FF (que yo sepa) donde se puede sobrepasar la barrera de los 9.999 puntos de vida o de daño al rival, lo que permite auténticas burradas. Se me olvidó dejar una partida grabada antes de la batalla final sin el desarrollo máximo y acabé con el Jefe de un único golpe.


En cuanto a batallas, quizás lo mejor que tengan es la posibilidad de que todos los personajes participasen con la opción de los relevos. De este modo, al entrar todos en el juego para hacer cualquier acción, por mínima que fuese (como ponerse en defensa un turno), permite que no quede nadie descolgado en lo que a "subir de nivel" se refiere. De este modo, ni Tidus es fijo en el equipo, lo que en otros FF hacía que el protagonista acabase desarrollándose mucho antes que el resto.

El punto más flojo sería lo lineal que resulta el juego. Ahora ya no tanto, pero cuando se pasó del FF IX y anteriores, que tenían su mapamundi que explorar, a un juego tipo pasillo donde apenas existen posibilidades de salirte de la ruta principal, choca por lo limitado que acaba siendo un mundo que podría ser tan amplio. También, una vez que conseguimos el clásico barco volador para viajar por el mundo hacia el final, no nos movemos nosotros, sólo podemos elegir el destino que queremos.

Gráficos

Me resulta complicado comentar mucho de aquí, pues dependen de con qué se compare. El paso que dio este juego con respecto al último de la PS1 fue brutal. Los personajes tenían voz y expresiones faciales más allá de las escenas de vídeo y los mapamundi desaparecieron a cambio de unos paisajes impresionantes como la Llanura de los Rayos o bellísimos como algunos puntos del Bosque de Macalania. 

La remasterización ha mejorado la calidad de los gráficos y ha dejado unos menús más simples y elegantes, que veo ahora los de la PS2 y me resultan de tonos muy chillones y recargados. Por el contrario, frente a lo que hay ahora en otros juegos, se echa de menos la posibilidad de controlar la cámara y poder ver a nuestro alrededor la belleza del mundo, pues ésta es fija y se mueve siguiendo al protagonista, lo que nos da visiones parciales de los escenarios.

Análisis de género

Me apetecía incorporar este apartado a mi análisis del juego. El punto fuerte sería que el equipo protagonista está bastante equilibrado: cuatro hombres y tres mujeres. Por desgracia, cuando ampliamos la mira a personajes secundarios, sólo hay cinco mujeres (Shelinda, Dona, Lucil, Elma y Yunalesca) frente a un elenco amplísimo de hombres (Seymour, Braska, Jecht, Mica, Clasko, Oaka, Rin, Barthello, Hermano, Cid...). También, en lo que a representación por razas se refiere, la cosa deja mucho que desear y es que, desde Barret (FF VII) no caigo en ningún personaje negro (sí, Sazh, pero en un FF posterior: el XIII). Por no hablar de la heteronormatividad, que me pregunto si llegaremos a ver personajes que sean abiertamente homosexuales o incluso trans. Les cuesta incorporar variedad.

Por lo demás, Yuna, como protagonista es un gran personaje, perfectamente construido. Sus dilemas internos según avanza la historia y va descubriendo los puntos oscuros de la religión a la que ha dedicado su vida, sus momentos de flaqueza que la hacen humana, su determinación para seguir adelante, su amabilidad, su resolución al sacrificio por el bien del mundo... He estado leyendo por ahí que cae en el cliché de "damisela en peligro" que es secuestrada tres veces durante el juego. Sí y no. De la primera se libra ella solita, cuando el equipo de rescate "llega", ella ya salía. En otra situación sí se cumple. Pero en la tercera no es secuestrada, sino que va por su propio pie a la boca del lobo porque hay algo que debe hacer.

Por parte del protagonista, he agradecido y mucho que no fuese el clásico chico frío e insensible, incapaz de mostrar emociones de juegos anteriores (hablo del VII y VIII, aún tengo pendiente los anteriores). Yitán en el IX rompió la tendencia pero seguía ocultando sus emociones, en este caso, tras una careta de despreocupación. Tidus... ¡¡¡LLORA!!! Cuando está triste se le nota, cuando está alegre, también. Recuerdo que en su momento hubo críticas por "afeminado". Sólo por ello, ya me parece que el personaje da un paso adelante más que necesario.

El punto más flojo de este apartado es la "pose de victoria" al final de las peleas de Lulu. Una mujer tan fuerte como ella, tan poderosa en su papel de maga negra, sensible y sabia, queda ridículamente sexualizada al agacharse como para sacudirse las rodillas, lo que pone el acento en el movimiento de su más que generoso escote. La segunda aparición de Rikku, cuando se une al equipo de forma definitiva y se quita su ¿traje de buzo? en un vídeo, queda también demasiado sexualidad y, recordemos, tiene 15 años. Al hilo de esto, a la hora de sacar objetos que lanzar (de cura, ataque...), Lulu y Yuna los sacan del escote. Y otro aspecto más a tener en cuenta, los roles asignados por defecto a las chicas son maga blanca, maga negra y ladrona mientras que los chicos son guerreros de diferentes estilos (no digo que los roles de ellas sean poco importantes, al contrario, pero ¿qué tal poner a un hombre de sanador?) ¿Son detalles menores? Sí y no. Creo que el juego tiene, en líneas generales, un balance positivo en lo que a enfoque de género se refiere. O al menos, sabe dar pasos en la buena dirección. "Detalles" como éstos empañan un resultado que, sin ser perfecto, tiene ya mucho terreno andado.

Conclusión

Poco más puedo añadir. Éste es uno de mis Final Fantasy favoritos por su magnífica historia, sus grandes personajes, sus numerosas horas de entretenimiento, su precioso romance, su crítica a los dogmas religiosos... Hay muchos aspectos en los que poder detenerme para alabar y muy pocos detalles que me parezcan negativos. Si no lo habéis jugado, os lo recomiendo encarecidamente.

lunes, 25 de abril de 2016

Ao no Kanata no Four Rhythm

Aunque tenía otra serie para ver de la temporada pasada que pintaba bastante mejor que ésta que hoy os traigo, lo cierto es que ya la tenía a medias, por lo que he optado por continuarla y, ya que la he terminado, reseñarla. Es de estas series de las que no esperas nada pero que sorprenden para bien. 

Por cierto, todo apunta a que se quedará como temporada única, por lo que si sois reticentes a ir por una serie que abierta, aquí no tendréis ese problema. Ora cosa será si consideran que ha tenido el éxito suficiente para hacer una continuación, pero a priori yo diría que no.

Argumento

En un futuro no muy lejano, zapatos con propiedades antigravedad llamados Grav-Shoes están siendo comercializados para que la gente puede volar libremente. Esto lleva al desarrollo de un nuevo deporte conocido como Flying Circus (FC), donde los participantes obtienen puntos al volar de una boya a otra (cuatro en total, formando un cuadrado) o golpeando la espalda del rival. Por tanto, el juego tiene una componente de carrera y otra de pelea aérea.

Asuka Kurashina llega a la isla donde ya estuvo de pequeña y descubre el mundo de los Grav-Shoes y el FC, lo que le permite cumplir el sueño que siempre había tenido: volar. Allí conoce a Masaya Hinata, una estrella de dicho deporte cuando era apenas un niño pero que lo dejó desencantado. El encuentro entre ambos le lleva a volver a interesarse en el deporte para ayudarla como su entrenador. Junto con sus compañeras de clases Misaki Tobisawa y Mashiro Arisaka, forman un equipo de Flying Circus, con la meta de tener éxito durante el torneo de verano.

Reseña

Que la serie se basase en una Visual Novel de tipo citas, donde el protagonista acaba con una de las chicas del reparto según una serie de opciones que va eligiendo, podría haber convertido a esta serie en un auténtico bodrio. Pero por suerte, a la hora de hacer el anime, optaron por eliminar por completo la componente romántica y se han centrado en las chicas, pasando Masaya a ser un mero secundario y de poco peso en realidad. Así tenemos un anime de temática deportiva donde son las chicas las que llevan la batuta.

Quizás, la mayor virtud de la serie es el buen rollo que hay entre quienes compiten. Aunque la rivalidad existe, es más importante el compañerismo y disfrutar del deporte y del vuelo. Así, por ejemplo, una alumna de otro instituto acaba ayudando a Mashiro a encontrar su estilo de vuelo y entre ambas surge una bonita amistad que las victorias o derrotas no ponen en peligro. También se dan diferentes formas de encarar las derrotas, como venirse abajo o motivarse todavía más para superar a un rival difícil. El apoyo entre las chicas será vital en esos momentos y, sinceramente, esto le da muchos puntos a la serie. Quizás por esto, la aparición de la rival "definitiva" acompañada de su entrenadora rompen, con su frialdad y su prepotencia respectivamente, el buen tono general.

Por otro lado, la principal pega está en una mejora demasiado rápida e injustificada de la protagonista. Asuka se crece con las buenas y las malas experiencias, y choca el nivel que consigue alcanzar cuando al inicio de la serie, al ponerse los zapatos antigravedad, es incapaz de volar derecho. Esto, técnicas imposibles y otros detalles son lo que al final le quitan puntos de credibilidad. Posiblemente son detalles que una duración de 24 capítulos en lugar de 12 habría solventado y habría permitido dar mayor profundidad.


Aunque tiene su momento más "humano", Asuka pierde frente a Misaki, que resulta ser un personaje mucho más interesante y de mucho más carisma. La protagonista es la clásica chica optimista, alegre y algo cabeza hueca que queda un tanto plana. Aún así, ambas se complementan bastante bien y consiguen llevar el peso de la serie junto a un elenco de secundarias bastante variado.

La herencia de su origen aún se percibe en el diseño de personajes y en varios estereotipos en los que cae para la definición de los personajes. Como la serie acaba siendo mejor de lo que esperaba (tal vez por ir sin expectativas, no lo niego), esto no supone grandes problemas. Aún así, no esperéis giros de guión o un desarrollo sorprendente: es previsible en su desarrollo y tópica a la hora de resolver los conflictos deportivos o personales. Además, dada su duración ajustada, hay algunos flecos de la trama que no quedan bien cerrados. Me refiero a Masaya y su pasado por el que abandona el FC. 

Poco más que añadir. La premisa de volar con zapatos antigravedad y el planteamiento del FC fueron los elementos que me motivaron a darle una oportunidad. Temía que iba a ser puro fanservice y, aunque resulta inevitable que algo haya, dado el origen de la serie, es sutil y prima el enfoque deportivo y el desarrollo de la amistad entre las chicas. No es una gran serie, pero resulta simpática, entretenida y con algunos momentos bastante buenos.

jueves, 21 de abril de 2016

Merlí

Primera reseña que hago de una serie que abandono. Siento que sea española, pero es que no puedo evitar dedicarle una entrada antes de borrarla de mi memoria.

Merlí es una producción catalana "heredera" de Pulseras rojas, serie que no llegué a ver aunque todo el mundo hablaba maravillas. Recientemente ha sido estrenada en La Sexta después de haberla anunciado durante una larga temporada con promociones que, la verdad, pintaban bastante bien. Tengo que decir que el horrible doblaje al castellano (en serio, es malo de narices) no es que motivase mucho, pero no es el problema que tengo con ella.

Argumento

El profesor de filosofía Merlí Bergeron es un hombre separado que ha sido desahuciado al quedarse sin trabajo, por lo que debe volver a vivir en casa de su madre durante un tiempo. Además, su ex-mujer se muda a Italia, por lo que se debe hacer cargo de su hijo, Bruno, con quien no tiene buena relación. Una vacante por baja de filosofía en el instituto de éste le convierte en el tutor de su curso.

Merlí pretende convertirlos en los peripatéticos del siglo XXI. Como si tratara de un nuevo Aristóteles, les enseñará a cuestionar las cosas y a reflexionar. Quiere demostrar que su asignatura es la más importante.

Pero, por su carácter irónico e irritante, despierta antipatías en el instituto, porque no todos los profesores están dispuestos a aguantar sus manías y su actitud.

Reseña

Como bien sabéis si me seguís por Twitter, de un tiempo a esta parte el feminismo ha llegado para quedarse en mi pensamiento. Siempre me he considerado feminista pero no era consciente de todo lo que me quedaba por aprender. Como se dice en el movimiento, desde que me he puesto las gafas moradas hay cosas que antes no percibía y ahora me parecen tan evidentes y sangrantes que ya no puedo mirar hacia otro lado. Todo esto viene a colación porque, si esta serie hubiese salido hace varios años, seguramente la seguiría encantada, pero ahora no es así. Mi pequeña alegría es descubrir que es algo que hemos percibido varias personas. Es bueno que se empiecen a reconocer comportamientos tóxicos.

Puede parecer muy injusta mi opinión pues sólo he llegado a ver hasta el tercero. Veo que tiene cosas que están muy bien (como el alegato a favor de la filosofía), incluso metiendo temas delicados (homosexualidad, agorafobia). El problema, como decía, es que desde que me puse esas gafas moradas, ya no veo las cosas igual y son más los puntos que me han desagradado que los que me motivan a seguirla.

El principal problema que tengo es su protagonista: Merlí. Lo han querido hacer un profesor enrollado, que congenia con sus alumnos, que es irreverente con el "orden estblecido", que no soporta a los profesores carcas y un largo etc. Y sin embargo, para ser tan "rompedor", no pasa de ser un machirulo despreciable. Y basten los tres primeros capítulos para tener esa certeza. Supongo que para hacer una "acusación" así me tengo que explicar. Resulta que al llegar al instituto le atrae la profesora de inglés y no tiene ningún problema en avasallarla con insinuaciones y cumplidos a pesar de la negativa de ésta. Luego, como descubre que le encantan los animales, hace creer que se ha encontrado un cachorro abandonado (no es así, va a buscarlo expresamente creo que a una protectora) y la manipula con él para acabar yendo a su casa y allí terminar "la conquista". Lo peor (que aún empeora) es que un alumno que se enamora de la chica nueva (a primera vista y sin conocerla de nada), le acaba pidiendo consejo a Merlí cuando se hace público su éxito con la profesora y a éste sólo se le ocurre que la conquiste con un engaño, diciendo una gran frase filosófica (que le da escrita para que la memorice y recite cual papagayo) el próximo día de clase que le haga quedar bien ante la chica. 

A una mayoría seguro que os parecerán detalles "menores" pero la sucesión de éstos, de ver el mínimo elenco posible femenino en la serie (muchas sólo como posibles parejas de X), los roles y estereotipos que éstas representan y un largo etc me impiden disfrutar de la serie. Por no hablar que Merlí, al margen de machirulo, no es un profesor rompedor, es un capullo que va a su aire, pasando de compañeros y compañeras de trabajo, ignorando órdenes del director y presentándose como salvador de la patria. No. Es un personaje decepcionante para lo que habían vendido. Quiere ser un House al que no le llega a la suela del zapato.

Creo que se puede resumir el tema en que es una serie rompedora, pero sólo para hombres blancos y cis (cis es el término para personas que se identifican con el género asignado al nacer, lo contrario a trans). La supuesta diversidad de la que iba a hacer gala la serie no va más allá de tener uno de los alumnos gay, lo que está muy bien, pero queda muy lejos de lo que se esperaba.

Ante las críticas de machismo (que ya había, no he descubierto América) esto es lo que respondió el creador de la serie, Héctor Lozano (aquí):


"También se ha dicho...", claro es que eso es uno de los puntos machistas de la serie. Que Merlí, el protagonista, puede ser el más sangrante y evidente, pero no es el único. Y decir que no puede haber paridad es un chiste cuando las mujeres somos la mitad de la población. La serie no está creada en un contexto del mundo de política o del poder económico donde esa desproporción aún existe. Estamos en un instituto normal y corriente y sólo hay dos alumnas destacadas (a quienes hay que sumar la nueva, que aparece en el tercer capítulo). Ha sido leer esta respuesta y entender muchas cosas de la serie.

Por último, que creo haber dejado clara mi opinión, os enlazo un profundo análisis hecho a la serie en esta clave de género. Yo me he limitado a lo que he visto en tres capítulos y ahí se avanza bastante más en la trama, cosas que ya no llegaré a ver. Una serie decepcionante por lo que vendía e indignante por todo el machismo tóxico que encierra. No me hagas creer que es una serie rompedora cuando tenemos un profesor de filosofía que no sabe aceptar que el no de una mujer es no.

Edito: Al hilo de ese artículo enlazado, como hubo polémica por el análisis feminista que hace (qué sorpresa), hicieron un análisis más objetivo con el conocido Test de Bechdel (en el propio artículo cuentan en qué consiste). Resultado: la serie no pasa una prueba con unos requisitos tan leves como los que pide dicho test. Recomiendo también su lectura.

domingo, 17 de abril de 2016

Tiempo sin tiempo, de Sherrilyn Kenyon

Ya había dicho, en la entrada de compras de Marzo, que lo más seguro es que no ibais a tardar mucho en leer las reseñas de los dos libros que cayeron ese mes. Pues aquí tenéis el primero de ellos, que (sólo) a veces cumplo lo que digo. 

Y es que llevaba ya tanto tiempo sin leer algo nuevo de mis queridos Cazadores Oscuros que no he podido resistir la tentación. Un catarro estos días ha sido la excusa perfecta para estar en la cama con pañuelos y el libro.

Argumento

Kateri es una joven geóloga de ascendencia cherokee. Como científica, no debe ni puede creer en las leyendas milenarias que le contaba su abuela. Sin embargo, desde su infancia vive atormentada por pesadillas en las que aparece un desconocido de pelo oscuro que, o bien lucha a su lado, o bien contra ella.

Doce días antes del 21 de diciembre de 2012, la fecha del fin del mundo según el calendario maya, Kateri descubre que es descendiente de las Guardianas del Apocalipsis y que tiene en su poder las llaves del inframundo. Las historias de su abuela empiezan a cobrar vida sin tiempo para asimilar lo que está pasando.

Entonces aparece Ren, el misterioso guerrero que ve en sus sueños, un Cazador Oscuro que ha sido traicionado y maltratado tantas veces que está acostumbrado a aislarse de los demás. Pero ahora, desafiando a la profecía que pesa sobre él, siente que debe defender a Kateri, la única persona que puede evitar que el mundo se acabe, y la primera que le enseñará que alguien puede amarle.

Reseña

Después de la subida de nivel que fue El Guardián, era difícil mantener el listón a la misma altura cuando ya llevamos (sin contar el spin-off de Nick y varios relatos cortos) 22 novelas en esta saga. Desde luego, es una cifra que asusta, y ya ni os cuento cuando es una cantidad que se doblará (o más) cuando Kenyon complete las cuatro partes que se supone que formarán esta historia. Para que os situéis, vamos por la mitad (7 de 13, de momento, según Wikipedia) de la segunda parte. 

Como decía, era previsible que el nivel bajase. Y tal vez sea porque era lo que esperaba, pero no me ha parecido que esté muy lejos de las mejores novelas de esta saga. Al menos, no mucho. También es cierto que sólo he leído una que me haya parecido mala con todas las letras (no llegué a reseñarla, tengo que releer desde el principio y reseñar las que me quedaron pendientes), así que, como mínimo, coger uno de estos libros es garantía de rato entretenido.

Sí que debo decir que me ha parecido mal ubicada. Tiempo sin tiempo continúa (¿y termina?) el, podríamos llamar, arco dedicado al panteón cherokee que empezó en Sed de venganza. Haber intercalado entre medias otro libro que bien podría tocar ahora me ha parecido un pequeño error. Más que nada porque el tiempo pasado entre ellas ha hecho que sea imposible recordar todos los personajes y el planteamiento empezado entonces. No es que tampoco sea muy grave, mientras avanzaba la lectura era fácil empezar a recordar quién era Ren, Coyote, Choo Co La Tah y demás secundarios.

Hay que reconocer que, a estas alturas, hay pocas sorpresas en lo que a desarrollo de la novela se refiere. Se puede decir que la autora ha dado con un conjunto de elementos que funcionan a la perfección juntos y sólo pequeños matices hacen que baje o suba la valoración final. La clave principal de estas historias es el pasado trágico del protagonista y Ren ha sido una sorpresa pues no esperaba todo lo que iba a cargar sobre sus espaldas. Su pasado, sin ser el más duro que hemos visto hasta la fecha, sí que es bastante triste. Además, quizás para diferenciarlo de otros, se agradece que frente a todo el daño que llegó a sufrir en el pasado, cediese al mal hasta que fue redimido y acabó como Cazador Oscuro en parte para compensar el daño hecho ese tiempo. Puede ser una tontería, pero a mí me parece un detalle que lo humaniza mucho. La voluntad no es inquebrantable y querer devolver los golpes me parece comprensible con lo vivido por su parte. Por cierto, la historia de su origen, quién es su madre, qué fue de ella y todo lo relacionado a esto es realmente triste y bonita a la vez. Y el epílogo, relacionado con esto, es precioso.

En lo que a sentimientos se refiere, Ren es ese tipo de protagonista que ha sido tan golpeado y humillado que sólo quiere que alguien le quiera. Cada pequeño detalle de Kateri, que jamás había tenido nadie con él, le derrite. Es un alma realmente pura de la que es difícil no compadecerse y querer.

Otro de los puntos fuertes de la saga es el ritmo trepidante y la acción. Quizás es un poco extraño en este caso pues tenemos un inicio sin un respiro, acelerado en exceso, saltando de un lugar a otro y, de repente, la calma absoluta el tiempo necesario para que los protagonistas se vayan conociendo y surja la chispa, que no deja de ser precipitada y más dadas las circunstancias. Luego algo más de movimiento, nuevo intermedio tranquilo y ya el desenlace trepidante. Entre medias se cuelan infinidad de flashbacks de la vida de Ren, muchos son recuerdos del mismo pero la mayoría son visiones que tiene Kateri de manera un tanto desordenada por lo que cuesta completar la cronología mental de este personaje.

En cuanto a la protagonista, llevo ya un tiempo echando de menos a una que tenga la misma profundidad que su pareja. La facilidad con la que su mente científica asimila la cantidad de fantasía que empieza a llegar a su vida es pasmosa y poco creíble. No me entendáis mal, Kateri no es mala, al cotrario: mantiene su sentido de humor en los peores momentos, resulta ser más fuerte de lo que creía y también tiene su trasfondo triste por las pérdidas familiares que ha sufrido a lo largo de su vida. Aún así, me sigue faltando que Kenyon nos dé una protagonista que, tiempo después de acabar el libro lo vea en la estantería y me pueda acordar de ella tanto como de él. 

Y como ya es tradición en la saga, es necesario parar para destacar las apariciones estelares. Como Kateri es prima de Sunshine, nuestro querido Talon reaparece brevemente para echar una mano. Dada la relación con el libro de Jess, era inevitable que éste y otros secundarios de entonces se dejasen ver. Pero sin duda, en cuanto a apariciones, la mejor parte ha sido la de Ash junto a Nick teniendo una larga e intensa charla que explica bastante de cómo están las cosas y cómo se pueden poner en un futuro. Vamos, un capítulo que despertará muchos sentimientos por ambos sabiendo todo lo que pasó varios libros atrás.

Poco más que añadir. Pequeños matices hacen que no entre en mis favoritos pero ha sido mejor de lo que esperaba. Ya no sé si por tener pocas expectativas, pero la historia de Ren me ha llegado mucho y creo que es lo mejor del libro. Diría que el ritmo y lo confuso que ha sido al añadir tantas ideas desconocidas de origen cherokee y maya han sido los lastres que han impedido que brillase tanto como otros de la saga. Con todo, el buen rato de lectura está más que garantizado.

jueves, 14 de abril de 2016

Gate - Jieitai Kanochi nite, Kaku Tatakaeri (T2)

Junto con Osiete! Galko-chan, ésta es la única serie que he ido siguiendo semana a semana de esta pasada temporada de Invierno. 

Como me pasa en otras ocasiones que reseño segundas temporadas, poner un argumento es difícil ya que estamos ante una continuación directa (de hecho, la T1 terminó cuando se acababa de abrir un nuevo arco argumental con la aparición de una elfa oscura). Por tanto, sólo puedo deciros a quienes no hayáis seguido la serie que veáis la reseña de esa parte para saber de qué va la cosa. 

Reseña

Esta temporada ha tenido dos partes bastante claras. La primera sería la continuación del arco de la elfa oscura, que pretende que los soldados japoneses le ayuden a acabar con un poderoso dragón que ya había salido con anterioridad, pues es el mismo que destruyó el poblado de elfos de Tuka. Entre medias hay un pequeño hueco para conocer algo más a Lelei, la joven hechicera. Luego, en la segunda parte, la cosa se complica con temas políticos del Imperio, que ya es cuando la historia da todo lo que yo esperaba de ésta desde su inicio. 

Y es que, aunque me gustó bastante su planteamiento inicial, tuvo un tratamiento demasiado dirigido a adolescentes con todo lo que podía dar de sí su argumento. El hecho de tener un soldado, adulto y otaku, de protagonista era un buen punto de partida. Lo malo llegó cuando aparecieron las tres chicas (elfa, maga y lolita poderosa) que, a pesar de caerme bien en líneas generales, eran un cúmulo de clichés y estaban destinadas a hacer un harem para el protagonista. El peso de éstas se reduce bastante en esta temporada y se agradece que el harem como tal no se vaya desarrollando demasiado.

Lo más destacable de esta parte es que ha ganado una intensidad que no tuvo su predecesora. Aquí entra en escena, aunque de pasada, la esclavitud, crímenes de guerra, violaciones e incluso la prostitución. Hay escenas bastante fuertes cortesía de nuevos personajes que aparecen en esta temporada y parece ser que se han cortado otras aún más fuertes de las novelas. Creo que puedo decir que esta temporada se ha alejado un poco del público adolescente para acercarse al adulto. Aunque muy de pasada, otro de los puntos fuertes que se da es la explicación de la existencia del portal que conecta ambos mundos. Por fantástica que sea, como no podría ser de otro modo, se agradece que éste tenga cierto sentido.

A pesar que en el apartado político la cosa se complica, es tal la superioridad armamentística japonesa frente a un mundo medieval que nunca hay sensación de peligro para los protagonistas. Sólo el dragón les complica las cosas. Quizás peca de una resolución demasiado fácil a los conflictos que van surgiendo.

Hay algo que tener en cuenta y que se afianza según avanza la historia y es que podemos entender que estamos ante una "japonesada" si hacemos un paralelismo con las "americanadas", películas muy patrióticas en las que éstos quedan muy bien frente a sus enemigos, que siempre son El Mal sin matices. Aquí pasa lo mismo. No hay ni un ápice de autocrítica y es cierto que la serie se va convirtiendo en una exaltación de sus Fuerzas de Auto-Defensa (FAD). Me tengo que retractar en mi respuesta a Mr. Enzo en la reseña de la primera parte. Yo atribuía la falta de autocrítica a puro homenaje personal del autor de las novelas en que se basa la serie dado su pasado en las FAD. Sin embargo, ahora, al haber avanzado la trama y ver cómo se están retratando los bandos, creo que sí que tiene un tufo de ultraderecha pro-militar que se va haciendo evidente a cada paso que da la trama. Esa visión de japoneses (y quienes les apoyan en el mundo fantástico) como magníficas personas, altruistas y sin tacha alguna, frente a "los malos" de dicho mundo, es demasiado simplista y va cargada de ideología.

Aunque la serie de novelas todavía tiene material que continúa la historia (creo que se siguen publicando, pero no lo puedo confirmar), el final de la temporada tiene un broche bastante decente. 

Poco más que añadir. Una idea muy interesante que da una serie entretenida con bastantes puntos fuertes. Aunque esta segunda parte ha mejorado las partes más flojas de la anterior, la ideología tan de derechas que destila (y que antes no percibí), ya es innegable y no es que le dé muchos puntos. Aún así, me gustaría una continuación pues es un mundo muy interesante que seguir explorando, hay varios conflictos políticos que se vislumbran a lo lejos y la parte fantástica también puede dar mucho juego. No ha sido todo lo que habría querido, pero me ha dado buenos ratos.

sábado, 9 de abril de 2016

Buscando el Norte

Tengo un par de reseñas de animes más para hacer, pero para no ser demasiado repetitiva voy a intercalar entre medias mi opinión de la última serie española que he visto. Lo que me llamó la atención es que había salido una película de temática muy similar llamada Perdiendo el Norte, y parece que, en cierto modo, es una adaptación a serie de ésta.

Esta temporada ha contado con 8 capítulos y, de momento, su continuidad está en el aire por datos de audiencia que no son para echar cohetes. Si tuviese que elegir, preferiría que continuasen con Bajo Sospecha, pero hoy mismo he leído que una T3 de ésta parece haber sido descartada del todo. Una pena.

Argumento

Álex junto a su novia Manuela deciden comprar un piso. Justo cuando acababan de firmar la hipoteca, Álex recibe una llamada del trabajo comunicándole que ha sido despedido. Cuando se lo cuenta a sus padres en una comida familiar, aparece Carol, su hermana, borracha porque le acaba de dejar su novia por WhatsApp. Sin trabajo y sin posibilidades de pagar el piso que acaba de adquirir, Álex decide irse a Alemania para encontrar un trabajo que le permita pagar la hipoteca tras ver uno de esos programas de "Españoles por el mundo". Junto a él irá Carol, que tampoco tiene trabajo, en busca de dejar atrás su vida y comenzar de nuevo. Allí se reencontrarán con Salva, un viejo amigo y también emigrante al que, por las fotos en redes sociales, creen que le van las cosas bastante bien.

Aparte de recurrir a un Salva que resultaba estar mintiendo en todas sus publicaciones, acaban yendo a pedir ayuda a su tío Marcelino, al que ni conocían pues sus padres les habían mentido diciendo que estaba muerto. La cosa se pone más tensa cuando resulta que la hija de éste, Ulrike, será la jefa en la residencia de ancianos donde Alex consigue entrar a trabajar.

Lucas es un hombre de 37 años que trabajaba como funcionario en un ayuntamiento. Ésa era su meta en la vida, tener un trabajo tranquilo y una vida moderadamente resuelta. Sin embargo, a su mujer, Flor, ejecutiva de una gran empresa, la trasladan a Berlín, por lo que Lucas renuncia a su plaza en el ayuntamiento y se marchan junto a su pequeña. Dado que no sabe nada de alemán, Lucas quedará a cargo de la casa y la niña y, para entretenerse, se abrirá un blog contando experiencias de emigrantes en Berlín.

Adela es una joven filóloga germánica establecida en Berlín. Trabaja en un hotel y ayuda como profesora de clases de alemán, colaborando con una agencia para facilitar las oportunidades laborales de los emigrantes que recibe Alemania. En cuanto a su situación personal, es hija única y, habiendo sido abandonada por su padre, tratará de mejorar las condiciones de vida de su madre.

Chus es una española que tuvo que separarse de sus hijos porqué tenía que irse al país germánico a buscar un trabajo y reencontrarse con su marido, Jaime, el cual había emigrado anteriormente con poco éxito laboral hasta el momento.

En el bar de Marcelino, refugio para muchos españoles emigrados, irán coindidiendo todo este grupo tan dispar de personajes.

Reseña

Después de un resumen tan extenso (era imprescindible, lo siento) ya habréis visto que estamos ante una serie coral que trata las diferentes suertes que tienen los españoles que acaban emigrando a Alemania. Alex y Carol serían representantes de una clase media que a duras penas aún se consigue mantener como tal, Lucas y Flor representarían a una clase alta que, si han emigrado, es sólo por mejorar sus condiciones, no por obligación, mientras que Chus y Jaime serían parte de la clase media que ha bajado al nivel de pobre. 

A la altura a la que estamos de la película de la crisis ya sabemos que la emigración no es el cuento de hadas que se suponía y que, aunque hay a quienes les va bien, muchos no tienen tanta suerte. Se agradece tocar este tema tan serio con humor para endulzar las píldoras más amargas de las experiencias de todos.

En la serie se van cruzando unos con otros, bien en el bar de Marcelino, bien en las clases de alemán que imparte Adela o bien la pura casualidad. Pero la cosa no queda sólo en los enredos entre españoles. Obviamente el choque cultural es otra de las líneas de la serie. El cruce de tópicos se da principalmente entre Alex y Ulrike y entre Marcelino y su mujer, Anke, que discuten continuamente ante los estereotipos que ven en el otro. Los tópicos existen, unos son desmontados y otros son usados tal cual. El resultado en general me ha parecido simpático sin llegar a ser casposo o rancio en ningún momento.


Si hay algún personaje que ha brillado por encima del resto sería Carol, en su papel de lesbiana enamoradiza, optimista y algo loca. Le seguiría Chus por darle a la serie el punto más humano y sensible pues, a fin de cuentas, su situación es la peor. Por el contrario, han hecho de Manuela un personaje insoportable para forzar un triángulo amoroso complicado. Tampoco se queda corto Salva como personaje desagradable, pero al menos, a él, con el paso de los capítulos le acabas cogiendo cierta simpatía.

A destacar también me ha parecido la subtrama de Lucas y Flor, rompiendo el cliché de ser ella la que se debe sacrificar por el trabajo del marido. Los roles habituales se intercambian y es algo que se agradece.

Pero llega la hora de ponerle la gran pega a la serie: su abrupto final. Por lo que he leído (por ejemplo, aquí), lo que suelen hacer en A3 es tener listos ocho capítulos y según vayan éstos, decidir. Así, la serie que estaba planeada para 13 ha acabado cortada a medias con un no-final que deja todo abierto pues no es un final de temporada, era un final de capítulo. Por lo que leo en diversos medios, ahora están en una fase de estudio para ver si hay suficiente material salvable para una T2, con lo que estamos a la espera. No entiendo esta forma de actuar. Dejan un regusto amargo a los espectadores con el corte tan brusco y los mismos creadores tienen problemas para sacar adelante un argumento con un mínimo desenlace.

Creo que Buscando el Norte es una serie simpática, perfecta para ver cenando por las noches. Trata un tema delicado con humor pero también con su puntillo de crudeza, manteniendo un difícil pero bien llevado equilibrio. Hay romance, líos laborales, complicaciones familiares, problemas con el idioma, con la cultura, con el tiempo... En general, el elenco de actores hace un trabajo muy decente y forman un grupo tan variado que a alguien le tienes que acabar pillando cariño a la fuerza. Qué lástima que la tiranía de las audiencias y la interrupción (ya se verá si definitiva) hayan fastidiado algo que iba bastante bien.

miércoles, 6 de abril de 2016

Oshiete! Galko-chan

Acaba de terminar la temporada de Invierno y ya han empezado a salir  los primeros animes de Primavera. Aunque sólo he seguido un par de series esta temporada pasada, porque lo cierto es que he desconectado bastante de esta rama de la afición, también debo decir que tengo varias series completas que ya veré cuando pueda.

Le di una oportunidad a esta historia y no sé muy bien por qué. Pero algo me dijo que quizás podría valer la pena. Está basada en un manga de Kenya Suzuki y el anime son 12 capítulos de ocho minutos.

Argumento

"Galko" es el apodo de una chica alta, de físico despampanante y con un estilismo muy llamativo. Es muy popular y, a primera vista, todo el mundo la toma por una chica a la que le va la "marcha". Sin embargo, su personalidad es tremendamente inocente, dulce y amable. Sus aficiones son ver pelis y cocinar. 

Su mejor amiga es "Otako", que es el polo opuesto de Galko. Pequeña y una lectora compulsiva, pero de alguna forma ha acabado teniendo una gran relación con una chica tan diferente a ella misma (nota: el origen de esta amistad se cuenta en el último capítulo). Aunque la aprecia mucho, tiene la afición de hacerle preguntas  y comentarios algo comprometidos para ver su reacción.

Para completar el trío está "Ojou", una cabeza hueca de familia rica. Aunque lo intenta, rara vez consigue seguir el hilo de las conversaciones de Galko y Otako, lo que la lleva a decir cosas que generan malentendidos.

Reseña

Sinceramente, creía que iba a ser una serie de la que vería los primeros minutos del primer capítulo, lo quitaría y lo borraría asqueada. Cuál ha sido mi sorpresa al encontrarme lo que CASI podría ser un anime feminista. CASI, repito, porque tiene lastres propios de la animación japonesa y su sociedad que no se ha podido quitar de encima.

La serie se basa en la amistad de tres chicas siendo Galko la más interesante de todas por la forma en que va rompiendo un estereotipo tras otro. Su personaje grita a los cuatro vientos que es mucho más que lo que su aspecto da a entender. Frente a una chica que da la impresión de pasarse las noches de juerga, cuyo estilismo y figura hiper-sexualizada hacen pensar en quienes la ven que tiene sexo con cualquiera, incluso por dinero, es una chica inocente, dulce, amable, a la que le gusta ver algunos animes, películas o leer.

Por su parte, Otako es una chica muy inteligente y una especie de enciclopedia andante de temas de lo más variados. La relación entre ambas y los temas que tocan forman el eje de la serie. En su caso, aunque era un poco antisocial hasta que se hizo amiga de las otras dos, rompe precisamente ese tópico de otaku sin relaciones.

Ojou es quizás el personaje más desaprovechado pues, para formar parte del trío de amigas, sus aportaciones son muy puntuales y, a diferencia de las otras dos, no rompe ningún estereotipo salvo quizás el de aparentar ser la clásica chica lista y, en cambio, ser bastante cortita para algunas cosas. Se me ocurre que habría sido más interesante que ella sí tuviese una vida sexual activa como contraposición a Galko. Me parece que lo que le falta a la serie es un personaje que rompiese el tópico de "chica a la que le gusta el sexo = puta". Como, a pesar de todo de lo que hablan, es una serie bastante pura, no se habrán atrevido a hacer un personaje así.

En contraposición, los chicos que aparecen son un grupo de pervertidos que bien se merecerían unas cuantas bofetadas. Los tres que salen están en mayor o menor medida enamorados de Galko pero tienden a malpensar de ella y hasta menospreciarla. Sin embargo, Galko les va dando un ZAS detrás de otro sin ni siquiera ser consciente de ello.


En esta serie se trata con humor, principalmente a partir de los conocimientos de Otako de casi cualquier tema, cuestiones relacionadas con el sexo, la higiene íntima o temas escatológicos. Cada mini-capítulo gira en torno a un par de preguntas que chocan, pero que son curiosas. Por ejemplo, en el primero salen "Si tienes los pechos grandes ¿tus pezones también lo son?", "¿Se puede saber la densidad del vello púbico al ver las cejas?" y "¿Es verdad que tienes vello en el ano aún siendo una chica joven?". Aparte, a raíz del estreñimiento de Galko y de lo mal que lo pasa tras comer picante, se habla del ano y lo delicado que es. Y en el segundo capítulo empiezan discutiendo el tema de compresas frente a tampones. Habrá quien lo interprete como vulgaridades, pero a mí me parecen curiosidades sobre educación sexual y del sistema digestivo que suelen ser tabú por vergüenza a hablar de ello y, para un público adolescente como el principal que verá la serie, puede dar algunos conocimientos interesantes. Todo con un toque de humor dado por las personalidades de las tres protagonistas.

Como decía, aunque tiene cosas que me han sorprendido para bien, no es posible olvidar que estamos ante una animación japonesa con varios de sus puntos más flojos. El fanservice de Galko es exagerado, con multitud de primeros planos a sus pechos, trasero y caderas. No deja de ser triste que un personaje que resulta ser tan interesante según se va conociendo, salga representado de manera cosificada. Tampoco me parece que la visión de "chicos = pervertidos que sólo piensan en sexo" sea para aplaudir.

También hay que poner una pequeña pega a la serie por su falta de historia. Es un slice of life que busca tratar temas delicados con humor y pasar un rato entretenido. No se le puede pedir más y tampoco la duración que tiene lo permite. Será que no estoy acostumbrada a animes con esta estructura, ya que la mayoría me suelen parecer muy aburridos, pero me ha faltado "algo más".

Bueno, creo que mucho estoy escribiendo para una serie que se ve entera en una hora y media. Me ha parecido un anime con muchos más puntos fuertes de los que creía. En su concepción, me ha recordado la misma idea de Chu-Bra!! y lamento que series donde se pone la amistad entre chicas con el aprendizaje de temas tabús por encima de todo lo demás, pasen tan desapercibidas.

domingo, 3 de abril de 2016

Adquisiciones de Marzo de 2016

Un mes con pocas adquisiciones, pero con algunas cositas a las que les tenía muchas ganas. Y es que aprovechando el Día del Padre pasé por unas estanterías que tenían un par de libros que no podía dejar, pues me estaban gritando que me los llevase a casa. 

Por cierto, ya que estoy, incluyo en la entrada el regalo a mi padre, total, todo apunta a que lo leeré yo antes que él... una alegría hacer regalos así, vamos.


- 13, Rue del Percebe. Edición integral, de Francisco Ibañez. El citado regalo y es que es fan de este hombre, pero con la excusa de que "no ve" (porque no le da la gana de comprarse unas gafas nuevas), no lee nada desde hace tiempo. Qué cruz.
- Instant Karma, de Wendy Davies. La nueva novela de mi querida Arse en compañía de Mai. Si es tan bonita como las citas que he leído apuntan, va a ser una auténtica delicia.
- Cazadores Oscuros (22). Tiempo sin tiempo, de Sherrilyn Kenyon. Ya había ganas de tener otro libro más de mi saga favorita en mis manos.
- Black Butler #15 y #16. Y me habría pillado algunos más de haber tenido más dinero. Tampoco es que hubiese mucho manga donde elegir en la gran superficie a la que fui, así que aproveché para avanzar un poco con la serie.

Y ya está. Preveo que tendréis reseñas de las dos novelas próximamente. Sólo me queda decidir por cuál empiezo =3