viernes, 21 de abril de 2017

Emboscada, de Nora Roberts

Tras una semana agotadora, y es que las fiestas sólo han servido para echar más horas en el Proyecto Final de Carrera, al fin saco un rato para poder escribir algo. Normalmente me gusta ponerme a teclear casi al momento de cerrar el libro pero esta vez han pasado varios días, aunque espero no dejarme nada en el tintero de las cosas que pensaba comentar según leía.

Ésta es la primera obra que leo de esta famosa autora. Tengo varios libros suyos en las estanterías esperando así que, a partir de ahora, y para ésos que me quedan, éste será el listón con el que compare. Y ya os puedo decir que es un listón que está bastante alto.

Argumento

Para la mayoría de la gente, Fiona Bristow parece tener una vida idílica: una pintoresca casa en una isla próxima a la costa de Seattle, una próspera academia de adiestramiento canino y un trabajo como voluntaria realizando búsquedas y rescates con perros. Se podría decir que vive sola si nos olvidásemos de sus tres leales labradores. Pero Fiona ha llegado a esa vida tras sobrevivir a una pesadilla. Varios años atrás, fue la única superviviente del asesino en serie conocido como el Asesino del Pañuelo Rojo. Le detuvieron y le condenaron a cadena perpetua pero antes, el asesino consiguió acabar con una persona a la que Fiona amaba.

En la isla de Orcas, Fiona encontró la paz y la soledad que necesitaba para reconstruir su vida. Pero todo eso cambia el día en que Simon Doyle llega como un loco a la entrada de su casa desesperado por conseguir su ayuda. Simon es el reacio propietario de un cachorro incontrolable que su madre le ha regalado. Tiburón se dedica a roer todo cuanto ha encontrado en su casa y al dueño se le ha agotado la paciencia. Para Fiona, el cachorro es fácil de manejar, pero Simon es otra historia: un artista temperamental y muy reservado recién llegado a Orcas, conocido por los exquisitos muebles que crea. Mientras se dedica a entrenar a Tiburón y a su dueño, Simon comienza a apreciar al perro y a la entrenadora, por mucho que éste se diga que no es su tipo. 

Sin embargo, el pasado irrumpe de nuevo en la vida de Fiona. Un imitador ha dejado ya su seña de identidad en dos jóvenes, asesinadas de igual forma que el método que usaba el Asesino del Pañuelo Rojo, con detalles que nunca trascendieron al público. Ahora hay un hombre cuya sed de sangre ha sido canalizada por un maestro con un fin: reclamar a la mujer que se le escapó de las manos y por la que acabó en prisión.

Reseña

Para empezar, destaca que es bastante tocho. Estoy acostumbrada a que los libros de romántica que leo ronden las 300-400 páginas pero éste llega a las 525. Aunque considero que hay pasajes que se podría haber ahorrado para reducir volumen o simplificar ciertas partes que desarrolla demasiado (como el entrenamiento de perros), lo cierto es que no me ha sobrado nada. Emboscada es un libro adictivo en todas sus vertientes y las he disfrutado todas.

Sin duda, lo que más me llamó la atención de la obra es la profesión de Fiona: entrenadora de perros, sobre todo para búsquedas humanas y, como tal, colaboradora en las batidas cuando hay desapariciones. La autora se ha documentado y se nota, no cae en generalidades o tocar el tema superficialmente, sino que es una de las claves de la obra. El trabajo es muy importante para su protagonista y la vemos en situaciones muy diversas siendo una auténtica profesional. Tampoco olvidar el peculiar trabajo de Simon, ebanista, que tiene su importancia aunque mucho menor en comparación al de Fiona. Ha resultado fascinante y muy entretenido leer sobre dos profesiones tan dispares.

Relacionado con el trabajo de Fiona, como es evidente, cualquier amante de los perros disfrutará del libro. Tanto los tres labradores de Fiona como, sobre todo, el cachorro tan trasto que es Tiburón (Jaws en el original) os encandilarán. Estoy absolutamente enamorada de ese diablillo de cuatro patas que nos regala auténticos momentazos de pura carcajada, tanto por él como por su sufrido dueño. Cualquiera que haya tenido un cachorro se imaginará de lo que hablo.

Pero esto, que tanta importancia tiene para dar contexto a los protagonistas, no es más que un marco para una trama que mezcla suspense y romance.

En cuanto a la parte del asesino, no hay nada muy sorprendente para cualquiera que siga series de casos. En particular, me ha hecho pensar en Mentes criminales por esto del ritual del asesino, del análisis de las diferencias con el original... Con todo, la persecución de éste no es el eje de la trama como sucede en los capítulos de la mencionada serie. Aquí se centra en la forma en cómo lleva Fiona la aparición de un imitador que, probablemente, quiera acabar con ella. Es una mujer fuerte y valiente, es una superviviente, no una víctima, pero es inevitable que le afecte y le genere miedo y angustia. Cómo soporta las noticias, cómo sobrelleva el tener que volver a enfrentarse a periodistas insistentes o a colaborar con la policía y el FBI, cómo lucha por intentar mantener su rutina y que le afecte lo menos posible... Sin duda, la autora ha concebido a una protagonista muy humana.

En cuanto a la parte romántica, está muy influenciada por el tema del asesino. Me ha gustado muchísimo como ha desarrollado a la pareja, con un Simon preocupado pero respetuoso con la independencia de Fiona, sabiendo cómo apoyarla sin ahogarla. Es una relación madura, poco romántica se podría decir si entendemos como tal la necesidad de caer en actitudes tóxicas o cursis; muy al contrario, es una relación que me ha parecido maravillosa por madura, sana y, con todo eso, pasional y emotiva. Ambos van encajando juntos y solventando los problemas que van surgiendo. Por poner un ejemplo que me parece divertido: Fiona es una mujer organizada mientras que Simon es un auténtico desastre. Resulta tierno y desternillante verle refunfuñar cuando se pone a ordenar o recoger algo que, si por él fuera, se quedaría por el suelo, todo por la influencia de ella. Los diálogos entre ambos son chispeantes, divertidos y tiernos en los momentos precisos pero sin una pizca de azúcar que empalague.

Del elenco de personajes secundarios, sin duda me quedo con Silvia, la madrastra de Fiona, que es maravillosa. Pero en general, todos resultan muy humanos y realistas, incluso los dos psicópatas (original e imitador) han tenido un buen tratamiento que no los deja en personajes planos que están por cumplir la función. Ambos resultan terroríficos, cada uno en su estilo.

Si tengo que ponerle una pega al libro es el desenlace. Me ha parecido que cae en un final peliculero que, por hacer que Fiona y Simon sean protagonistas hasta el final, se pierde la componente realista de dejar a la policía y al FBI hacer su trabajo. Aparte, me habría gustado un epílogo posterior para redondear el final que queda demasiado brusco.

Poco más que añadir. Como veis, he disfrutado mucho con esta lectura. Mi primer contacto con la autora no ha podido ser mejor y, aunque ahora mismo no voy a coger otro de sus libros, espero con ganas el siguiente. Además, me parece una magnífica elección para cualquiera que quiera probar el género de la romántica pues no empalaga lo más mínimo, tiene la trama del suspense de fondo y unos protagonistas maravillosos. Ah, y perros ¿Quién le puede decir que no a una combinación tan apetecible?

1 comentario:

  1. He leído algún que otro libro de esta autora y me han gustado bastante así que quiero darle una oportunidad a este.
    Un beso y gracias por la reseña.

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D