lunes, 27 de agosto de 2012

Gimme a call, de Sarah Mlynowski

Una reseña más que se cuela entre fórmulas y cálculos varios. Esta vez iba tocando algo sencillo, juvenil, fresco y alegre, dada la racha de lecturas que llevo. 

Entre las opciones que tenía fui a por Gimme a call para, por un lado, poder añadir una letra más a mi reto de De la A a la Z del cual, ya estoy relativamente cerca de cumplirlo *YAY* y, por otro lado, por ser uno de los que más me llamaba de los que vinieron en la colección aquella que sacó Círculo de Lectores "El amor en los tiempos de Facebook". La decisión fue acertada, me ha gustado bastante y, para una tarde de lectura en la playa/piscina, antes de que acabe el verano, es perfecto =)

Argumento: Devi desperdició los tres años del instituto saliendo con Bryan: el guapo, adorable y rompecorazones de Bryan. Tres años en los que echó a perder sus amistades, descuidó los estudios e ignoró las actividades extracurriculares… para nada. Y ahora, justo antes del baile de graduación, Bryan la ha dejado y ella descubre que no le queda nada. Ni siquiera un móvil en condiciones. Se le ha caído dentro de la fuente del centro comercial y sólo le permite realizar llamadas a un único número de teléfono el suyo… ¡pero el de hace tres años, cuando tenía catorce!

Cuando Devi se recupera de la impresión, y convence a su yo más joven de que no es una loca quien la llama, se da cuenta del don que le ha sido concedido. Ahora la puede aconsejar sobre cómo hacer bien las cosas ¡porque ya las ha hecho mal! Si la Devi de primer año de instituto sigue sus consejos, conservará a sus amigas, logrará que la admitan en una universidad de primera, será una superestrella de las actividades extracurriculares, y lo que es más importante, ¡se ahorrará que Bryan le rompa el corazón!

Creo que no hace falta que haga una reseña, con el argumento ya os debéis de estar imaginando qué es lo que tiene de bueno y qué de malo, yo me lo olía sin haber leído ninguna previamente (creo) y seguro que vosotros acertáis también en gran medida. Pero ya que estoy, qué mínimo que teclear un poquito.

Lo primero que destaca en esta historia es su originalidad. Puede que si estudiamos todas las historias que se han escrito o todas las comedias románticas americanas, no resulte nada del otro mundo, pero para lo que puebla actualmente las librerías (distopías, vampiros, hombres lobo, ángeles…) ya es un avance, algo diferente, simpático y nada pretencioso.

Otro punto bueno que tiene es que el lector inevitablemente se plantea qué haría en la situación de la protagonista ¿qué decirle a una “yo” tres años menor? ¿qué querría cambiar? El caso de la protagonista es un poco extremo, y en su situación yo también lo cambiaría todo, pero, personalmente, soy más de la idea de que uno debe apechugar con los errores que ha cometido, aprender de ellos y madurar de esta manera. Aunque duela, la vida es aprender y así volverse más fuerte y menos predispuesta a volver a caer en ellos. Claro que mejor pensar así y evitar darle muchas vueltas, total, lo hecho, hecho está, y no tengo un móvil mágico para cambiar nada XD.

El problema que le veo es que las conclusiones, las moralejas que ofrece el libro, aparecen completamente mascadas y no deja mucho juego para ser uno mismo el que las saque: lo que importa es encontrar el equilibrio en la vida sin descuidar ninguno de los aspectos; aunque otra persona te aconseje, diciéndote qué es lo mejor para ti, es una misma la que debe tomar las decisiones; cuidado con lo que deseas porque se puede hacer realidad; no hagas lo contrario a lo que te dicta la conciencia; hay que afrontar el futuro sin pensar constantemente en el pasado… Conclusiones previsibles y tópicas, pero bueno, al menos es una lectura que procura transmitir unos valores y lecciones que no hacen daño a nadie.

Tampoco se le podría exigir mucho más: es una lectura fresca y simpática cuyo fin es entretener, y si cala alguna reflexión buena en la mente del lector, mejor, pero no es lo importante. Al menos es diferente a lo más común en las actuales novelas JR de “sé una chica sumisa y dile que sí a todo lo que el guaperas de tu novio te diga, que tú no puedes vivir sin él, y él es lo único que importa, ni salvar el mundo es tan importante como estar a su lado” (vale, he exagerado, pero por ahí va la cosa aunque de manera más sutil).

De hecho, para ser una historia teóricamente JR (Juvenil Romántica), el amor tiene un peso bastante menor de lo que uno se imagina al principio. Y otro puntillo bueno en este sentido es que el chico, para variar, es un encanto (nada de tipos oscuros, misteriosos o chulo-playa), y el romance que puede surgir entre ellos es muy natural y realista. En un principio, la Devi del presente lo muestra como un capullo, pero con lo buena persona que parece en el pasado, algo más debe haber en esa historia. Además, aparte del tema amoroso, la amistad, la familia y los estudios tienen el mismo peso o más que en tantas otras historias… ¡gracias! Casi me parece milagroso que una adolescente tuviese que hacer exámenes.

La forma de narrar esta peculiar novela es asimismo singular: alterna capítulos en primera persona de ambas Devis. Es un recurso relativamente original porque no es extraño, en el género, que se alterne el punto de vista de la protagonista con el del protagonista, aunque aquí son dos chicas las que llevan la voz cantante, pero dos chicas que en realidad son la misma. 

Al principio de cada capítulo se indica la fecha y si es en “Primer curso” o “Último curso” para poder identificarlas sin problemas. Además, para terminar de eliminar toda posible confusión que pudiese quedar, las dos Devis acuerdan ponerse unos “nicks”: la Devi de último curso, la mayor, será “Ivy” y la de primero, la joven, “Pipi” (ya, no es un nick que en castellano quede muy bien XD).

Las protagonistas indiscutibles son las dos versiones de Devi. Ivy es una chica que se arrepiente de muchísimas cosas, tiene el corazón destrozado y se ve incapaz de pensar en los buenos momentos que pasó con Bryan, reniega de todos ellos. Así que cuando tiene la posibilidad de mejorar su presente, se convierte en una tirana con Pipi, su yo de 14 años, a la que obliga cada vez a hacer más cosas, pero cada vez con más pegas pues cada mínima decisión, puede tener consecuencias catastróficas. Ésta va aceptando a regañadientes pero llega un punto en que sea ella la que cometa sus propios errores, decidir por sí misma… En realidad, por momentos parece más madura Pipi que Ivy...

- ¿Me crees ya? -pregunta ella.
- Yo... - me va a reventar la cabeza. ¿Cómo puede ser? No es posible, no. Ni de coña.
- Oh, ¡y todavía sé algo peor! Cuando tenías -teníamos- seis años nos subimos a la cómoda y se nos cayó encima, y papá salió corriendo del cuarto de baño al oír el golpetazo y cuando apareció ¡él llevaba los pantalones bajados y se lo vimos todo!
- Agggggggggg -me lamento al recordar.
Ella suelta una risita tonta: ji-ji-ji-ji-ji.
Esa risita es inimitable.
Ay madre, ella es yo.

Por otro lado, resulta un poco extraño que los cambios que hace Pipi, que llegan al punto de hacer que Ivy pase de un sitio a otro en un momento, y pueda cambiar por completo la vida de los que les rodean, no se registren en la mente de ésta y cada dos por tres deba estar preguntado a sus allegados si, por ejemplo, ha salido con alguien en los últimos meses… Creo que es una decisión errónea de la autora que no aporta gran cosa y carece de sentido más allá de hacer la situación un poco más divertida. Es incoherente.

Reconozco que se me hizo un poco cuesta arriba al principio porque ambas Devis me resultaban un poco exasperantes, pero luego le acabé cogiendo el punto y quería saber cómo acababa, además de ver todos los líos que van montando (la parte de la lotería me encantó, yo lo habría hecho casi al principio XDD).

En cuanto a los secundarios, hay bastantes pero no se llega a profundizar en ninguno en particular, resultando al final unos desconocidos. Además, como lo que hace Pipi en el pasado, va afectándoles, muchos van cambiando levemente, y al final no se sabe cómo son realmente. Hay una cosita que no sabría decir si es culpa de un tratamiento muy superficial o que yo no le he hecho mucho caso y he pasado cosas por alto, pero reconozco que no he sabido diferenciar a las amigas de Devi: no sé muy bien cuál es la que quiere estudiar medicina, cuál la que quiere hacer las pruebas para gimnasia… Creo que es un poco culpa de las dos: ha faltado profundización de la autora y yo haber prestado más atención a los detalles XD

En definitiva, Gimme a call es una lectura simpática, fresca, divertida que cumple la principal función para la que fue ideada: entretener. Y mientras se pasa un buen rato entre sus páginas, va colando alguna que otra reflexión. Valor extra el que tiene al presentar unas adolescentes para las que el amor no lo es todo: lo fue para una y su vida acabó siendo un desastre, lección que por más evidente que sea, con las lecturas juveniles que hay actualmente, hacía falta que alguien se lo recordase a las mentes jóvenes. Me costó pillarle el punto pero me acabó gustando mucho.

13 comentarios:

  1. Me reí muchísimo con la reseña xDDDDDDD Me recordó a los típicos mangas de temática disparatada, no sé por qué. Sin duda, lo anoto en mi lista :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la historia tiene mucho de disparatada y no te la puedes tomar en serio, porque sino no aguantas a la/s prota/s XD

      Eliminar
  2. Suena muy simpático el argumento del libro.
    Cuanto podría cambiar de mi vida si recibiera una llamada de advertencia de mi "Querida Yo del Futuro" (así empiezan las postales que me envío a mi misma cuando estoy de viaje, no es broma).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, qué punto, a ver si puedo hacer algún viajecito un año de estos (^^U) y te copio la idea =D

      Eliminar
  3. Uff, pues a mí se hizo tan cuesta arriba que en la página 70/80 me dije: hasta aquí. Vamos a cambiar de lectura que no estoy para aguantar a dos tontas muy tondas, XD. Además, que no me gustaba la narración de la autora, y si ya eso no me gusta tengo un gran problema con el libro. Y es una pena, porque la premisa me gustaba mucho (pese a ser una historia sin grandes pretensiones, al menos tenía el punto de ser "diferente"). En fin, quizás si le hubiese dado una segunda oportunidad me habría acabado por gustar como a ti, pero es que ni siquiera sentía un poquito de curiosidad por saber qué les iba a suceder a esas dos chicas (presente y pasado quiero decir, xD), eran tan superficiales que me exasperaban, pfff

    Un besote bonita! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo estuve a punto de dejarlo por lo mismo (y me parece que a la misma altura de páginas) así que te entiendo perfectamente. Lo que pasa, es que la curiosidad por ver en qué acababa la cosa me pudo y, al final, fue una lectura entretenida. Claro que para mí la narrativa no me pareció mala o algo así. Tal vez si le das una segunda oportunidad te lo consigues acabar, pero sino... pues tampoco te pierdes nada XD

      Besos preciosa! >3<

      Eliminar
  4. Es la segunda reseña que leo hoy del libro y también es super positiva!
    No me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya es casualidad, porque no es novedad ni nada, qué curioso XD

      Eliminar
  5. Oh oh, me llama, lo buscaré en LC ò_ó (dándolo todo). Te ha quedado muy completa la reseña, gracias :D

    ResponderEliminar
  6. El argumento que plantea no es algo que no haya visto, pero sí es algo que no he leído en un libro. Sin embargo, precisamente porque ya lo he visto (en un manga llamado Calling you... parece ser que para ir al pasado sólo hay una vía y es la telefónica :p) hay algo que lo hace resbalar profundamente.

    Al principio pensé; bueno, si la tía la está llamando, supongo que Pipi no hará mucho caso de sus consejos, si no en el futuro estaría bien y no la habría llamado (ese bucle sin escapatoria de "si pudiera decirme ahora que no montara en moto y obedeciera, no podría estar contándome a mí misma que no montara en moto porque no habría tenido por qué hacerlo"), pero al final resulta que sí, que la chiquilla obedece y el alrededor de Ivy cambia. Y ahí está donde tú tampoco le ves la no-lógica, que es que no recuerde nada del cambio actual, y yo veo otra no-lógica, que es que siga al teléfono. Si ha cambiado ese aspecto de su vida, no tendría por qué estar llamándola para decirle que lo cambie, que va a pasar tal cosa, si al final no pasa. En fin, un lío. Y también me quedo preguntándome si en esos cambios le vuelve a suceder lo del móvil o algo, o cómo mantiene el contacto. Al final, sólo se me ocurre pensar que la Ivy que llamó se ha quedado suspendida en algún espacio-tiempo y que cuando una cosa cambia ella "viaja" a ese lugar y por eso ni "recuerda" nada, ni deja de recomendarle nada, porque seguiría siendo siempre la Ivy del primer "mundo".

    No te has enterado de nada, ¿verdad? Yo tampoco a medida que escribía :_D Aún así, me parece interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, me he perdido a la mitad del razonamiento, pero he pillado la idea general XD En fin, no es una historia como para tener todo eso en cuenta, es una lectura ligera y simpática para pasar una tarde.

      Por cierto, Calling You no tiene nada que ver o.ó

      Eliminar
    2. Me lo imagino por el resumen, sólo digo que Calling you es un ejemplo de una historia en la que también hay un telefonazo futuro-pasado :3

      Eliminar
  7. Pues este libro le vi hace poco en una tienda. Me llamó bastante la antención, pero no me atreví a lanzarme a la piscina y comprarlo, así sin más. Si lo vuelvo a ver me lo compro -.^

    ResponderEliminar

¿Y tú qué opinas? =D