miércoles, 5 de octubre de 2016

Amaama to Inazuma

Segundo anime de la temporada de verano de este año. La estuve viendo más o menos al día hasta el quinto o así pero la dejé de seguir (digamos que la lectura me estaba llenando mucho más) y ahí se quedó hasta ahora que le di un empujón y la terminé.

Amaama to Inazuma se basa en el manga homónimo, de corte seinen, de Gido Amagakure y cuenta con 7 tomos hasta la fecha, habiendo empezado su publicación en 2013.

Argumento

Kōhei Inuzuka es profesor de matemáticas en el instituto y tiene una hija de 5 años, Tsumugi. Aunque hace lo posible por ser un buen padre, tras la muerte de su esposa meses atrás, hay un campo en el que falla estrepitosamente: la alimentación. No saber cocinar por lo que subsisten con bandejas de comida preparada compradas en supermercados. 

Un día, mientras paseaban por el parque, se encuentran con una de sus alumnas, Kotori, que está disfrutando del picnic que había preparado su madre y al que al final no ha podido ir por el trabajo. Ésta es una chef muy famosa que aparece en diversos programas televisivos y, desde entonces, el pequeño pero selecto restaurante que regentaba está cerrado casi siempre.

El deseo de que la pequeña Tsumugi se alimente en condiciones y la soledad de Kotori les lleva a establecer una simbiótica relación para disfrutar de la deliciosa comida que a partir de ahora prepararán en ese restaurante.

Reseña

Sinceramente, la serie me interesó por recordarme a Barakamon pero creía que quizás con algo más de drama. Tal vez ha sido, al menos en parte, porque no he dejado de tenerla en la mente cuando la veía, y las comparaciones pueden ser odiosas, pero lo cierto es que no me ha convencido. Si la he terminado ha sido por pura inercia.

El gran, no, el GRANDÍSIMO problema que tiene la serie es que es esquemática, repetitiva y acaba resultando muy aburrida. De primeras, la idea de un padre viudo que se debe encargar de una niña pequeña solo y, para ello, debe aprender a cocinar es un buen punto de partida. El problema es que cada capítulo se articula exactamente igual: un poco de trama + cocinar el plato que sea en el restaurante y fin. La parte de """historia""" suelen ser gotitas de cotidianidad que no aportan mucho: algún pequeño conflicto de la niña en la guardería, el festival del instituto... Hay alguna escena más triste cuando se acuerdan de la fallecida pero en su mayoría son breves. Y la parte de cocinar es muy cansina porque es casi como ver tutoriales. Y así 12 de 12 capítulos. No hay ni uno que se salte el esquema. 

Pero al margen de esto, que ya de por sí hace que no sea una serie que marque, hay varios detalles que me han mosqueado. Para empezar que hasta que no empieza a tratar con Kotori, Kôhei no se preocupa por cocinar. Es la excusa para que arranque la serie pero no deja de ser un tópico machista: la madre era ama de casa y él no sabe freír un huevo. Y no es hasta que otra mujer, su alumna adolescente para colmo, le da un empujón, no se pone manos a la obra.


Por otro lado, la presencia de Kotori es muy mosqueante. Huele a romance con el profesor a kilómetros y escama que parezca un personaje diseñado en cada detalle para ocupar el sitio de la esposa fallecida con esa afición a la cocina y con el cariño que le coge a la pequeña. Sólo han sido un par de escenas a lo largo de la serie, pero ya han caído insinuaciones de que se está enamorando de él.

Otro aspecto de la chica es el absurdo trauma que tiene con los cuchillos y es que es incapaz de usar uno. Pero quiere ser cocinera como su madre. Y cuando la pequeña Tsugumi ayuda cortando algo (con su padre detrás, claro) se avergüenza de no atreverse. Es un rasgo del personaje bastante absurdo y el guión podía prescindir por completo de él a no ser que tenga su sentido más adelante, pero de primeras no es creíble.

Si no fuera por la pequeña, la serie sería infumable. Es cierto que la niña es adorable y simpática, pero también se coge rabietas propias de su edad. Su construcción de personaje es muy realista  (salvo por el diseño con una melena imposible) y la cuestión es si sólo su encanto y las cuatro cosas que pasan en la serie bastan para mantener el interés a lo largo de sus 12 capítulos. Sinceramente, conmigo no ha sido suficiente. Y las personalidades tan planas y anodinas de Kôhei y Kotori no han ayudado.

En definitiva, es una serie simpática, llena de dulzura y buenas vibraciones, pero tiene varios problemas que la lastran y la acaban haciendo aburrida. Habría funcionado mucho mejor si hubiese tenido más trama, por cotidiana que ésta fuese, y menos cocina. Conmigo no ha funcionado pero no voy a decir que no le deis una oportunidad. Como mínimo, seguro que aprendéis alguna receta japonesa.

4 comentarios:

  1. Yo tengo que discrepar, es una de mis series favoritas del año.

    Y tienes razón en cada uno de los puntos que mencionas, y a mi mismo se me hacía repetitiva la formula... pero no sé porque me encantaba.

    Eso sí, la veía con un poco de miedo porque de vez en cuando se veían pequeños atisbos de ese momento en el que la niña iba a descubrir la verdad y en esos instantes la serie te ponía un nudo en la garganta... una pena que no se arriesgaran más en este sentido e hicieran capítulos como aquel en el que se pierde.

    Con respecto a la chica, creo, y quiero creer que los tiros no irán por el romance. No es ya que el padre sea muy serio, es que directamente no tiene ojos para nada que no sea su hija. Creo que la intención del autor/autora es más reflejar quizás el otro punto de vista de la paternidad, tener un punto de vista juvenil que descubra cuanto quieren los padres a sus hijos o algo así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, por Twitter ya has visto que mi intuición era correcta, que la cosa se va romantizando en el manga (al menos por parte de ella, que llegue a ser correspondida es otro tema que, la verdad, no descarto para nada). Siento haberte chafado la ilusión ^^U

      Me refiero a esto:
      https://terrenceswiff.files.wordpress.com/2016/02/amaama-to-inazuma-28.jpg

      Y por si caduca la imagen: es una página del manga con Kotori sonrojada pensando "Si tan solo él no fuese mi profesor...".

      El capítulo en que la niña "se pierde" (que ella sabe dónde va pero su padre no) es sin duda el mejor. No te lo niego. Y entiendo que hayas disfrutado de la serie igual que tú ves los puntos flojos que tiene. Es una cuestión de conexión más que nada y conmigo no se ha formado XD

      Eliminar
  2. La verdad que reconocí a esta serie sólo por ma melena de la niña XD, pero es que me sonaba a Usagi Drop, aunque en un sentido diferente, por supus. Voy a pispear dos o tres episodios y veré si la visualizo compelto, que 12 episodios se pasan volando. Gracias por la review

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si al final la has visto, espero que te haya gustado más que a mí ^^U

      Eliminar

¿Y tú qué opinas? =D